Abro este blog con la intención de mantener un ameno diálogo con todo aquel que se acerque a él. Creo que lo más bonito de las relaciones humanas es esa comunicación que consiste en un intercambio de emociones, conocimientos, ideas….Esa comunicación que enriquece el espíritu.

"La relevancia de la comunicación humana, pues del contacto verbal surge un intercambio que aminora el dolor, palía la soledad y estimula el contento de vivir” Carmen Martí Gaite

sábado, 7 de octubre de 2017

EL PARAÍSO PERDIDO de Milton


  En los veranos, hay tiempo para todo y ¡qué mejor que emplearlo en leer? Este del 2017 ha sido fructífero en lecturas y otras tareas.
  Otra obra leída durante el verano del 2017 ha sido EL PARAÍSO PERDIDO de Milton.
  Estaba el libro, entre otros muchos en mi biblioteca esperando la mano, aunque no fuera de nieve, que fuera a sacarlo y airearlo un poco. Casualmente, como ha ocurrido con casi todas mis lecturas de verano, le tocó el turno. Es una traducción en prosa del año 1965. No sé cuál será su calidad, pero es lo que tengo, de momento.
   Es de esas obras que siempre he tenido in mente leer. Me ha sorprendido.
  Pensaba hacer un breve comentario, pero mi amiga Chani con la que comparto gusto por la lectura y la escritura, lo ha leído también y, como es más rápida que yo, se ha adelantado. Eso me ha llevado a modificar mis planes y darle a mi comentario un enfoque diferente.
 En la introducción, como en toda la información que he encontrado, se habla de la influencia de LA DIVINA COMEDIA o de su relación con ella. Todos los críticos la señalan y es evidente que la hay, y se aprecia con claridad en el libro tercero, pero no voy aquí a escudriñar todos los momentos pues no es el lugar.
Es sorprendente que, aun haciendo un uso abundante de metáforas y alegorías y luciendo un estilo extraordinariamente poético, sea tan sencilla y fácil de leer. El relato resulta casi infantil en su forma de entender y mostrar la creación, y la expulsión del Paraíso de nuestros Primeros Padres. En algunos momentos me ha recordado como me la contaban a mí cuando niña. Recuerdo que mi abuelo Batiste me contaba que cuando Adán se despertó y vio a Eva a su lado dijo “¡ole mi compañera!”. Nos encontramos con un arcángel Rafael atiborrándose a comer con Adán y Eva. A ángeles y demonios montando una guerra a muerte, incluso con armas de las que existirán más tarde.
   Hay infinidad de anacronismos y alusiones a tiempos posteriores que pueden confundir, en un principio, pero pronto nos acostumbramos a su juego y lo seguimos sin problemas. Da a los demonios, sobre todo, identidades de seres (reyes, por ejemplo) malvados de la historia universal de todos los tiempos. Es tal vez lo que más confunde y me ha alegrado comprobar que personas más entendidas en el tema lo reconocen así.
   Junto a esto unas metáforas muy bonitas y unas descripciones maravillosas  de lugares siempre dentro del tema locus amoenus.
   En definitiva, una visión muy particular de los hechos pero que se lee con sumo placer.
   Pero profundicemos un poquito sobre todo en el tema fundamental. Según Esteban Pujals Milton ha tomado como base el relato bíblico del principio del GÉNESIS, pero “amplía el argumento hasta transformarlo en un gran poema alegórico el destino del hombre y de la historia de la salvación. “
  Veamos, pues, qué ha tomado Milton de La Biblia. De manera directa, podríamos decir, solo GÉNESIS 1,2 y 3. Se habla en estos versículos de la creación en general, la del hombre y la mujer y su caída y expulsión del Paraíso. Viene a decir aquí que Dios, tras crear la tierra pensó que necesitaba de alguien que la cuidara y …”. formó Yavé Dios al hombre  del polvo de la tierra, y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado”  Más adelante dice que “plantó luego Yavé Dios un jardín en Edén….”…..dio al hombre este mandato: de todos los árboles del paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” 
.A continuación y sin más preámbulos leemos que Dios pensó que el hombre necesitaba una compañera y sin pensarlo dos veces “ hizo caer sobre adán un profundo sopor, y dormido tomó una de sus costillas, cerrando en su lugar la carne, y de la costilla que de Adán tomara formó  Yavé Dios a la mujer   y se la presentó a Adán…”  en este versículo 2 queda someramente descrito el Paraíso, así como la creación de los primeros padres.
  En el tercero se nos presenta la tentación y caída: dijo la serpiente no, no moriréis ;es que sabe Dios que el día que de él comáis, se os abrirán los ojos, y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal” como ya sabemos sigue aquello de que Eva se lo cree.se lo cuenta a Adán ,come él también y ,efectivamente se les  abren los ojos pues se dan cuenta de que están desnudos. Si nos fijamos este relato es el más sencillo de la BIBLIA y, tal vez, se contó así precisamente con la intención de que fuese comprendido con facilidad. A continuación, la llamada de Dios, la vergüenza de Adán y Eva al saberse desnudos, las explicaciones casi pueriles y el terrible enfado de Dios que los condena a todo tipo de males. A la mujer “parirás con dolor tus hijos, y buscarás con ardor a tu marido que te dominará…”; al hombre “por ti será maldita la tierra”.
 Pasemos a la obra que nos ocupa. Es evidente que la descripción del Paraíso parte de la bíblica pero no olvidemos, e incluso hay alusiones en la obra, que estamos en pleno siglo XVII en que la literatura se nutre de la mitología y domina en torno a la naturaleza el tema del locus amoenus. Las descripciones que van apareciendo del Edén son fácilmente comparables a muchas de las que podemos encontrar en cualquier obra de la época.
  Algo parecido se puede decir en cuanto a la idealización de las personas de Adán y Eva. Cuando el Gran Enemigo consigue entrar en el paraíso y ve por primera vez a Adán y Eva estos son descritos así:” contempló dos de soberana gentileza. No eran iguales ni del mismo sexo. Él estaba hecho para la fuerza y el valor; ella, para la gracia y la dulzura. El cabello del varón llegaba solamente hasta sus anchos hombros, y el de la mujer, dorado y sedoso, desciende hasta su fina cintura” ¿No nos recuerda esta descripción las tantas veces leídas en los textos renacentistas y barrocos de nuestros más insignes poetas? Incluso he leído que algún crítico lo compara con Góngora.
  Es curioso que en la obra de Milton, es Eva la que cuenta rememorándola su creación. Es un pasaje deliciosamente poético en que los dos humanos se hablan con ternura y sobre todo, esto llama poderosamente la atención, con un lenguaje tan correcto, poético y culto que una se pregunta qué falta les hacía comer a fruta prohibida.” …mirando la superficie de un arroyo puro y cristalino, contemplé una figura que era yo misma reflejada en el agua. Una voz celestial me susurró…” sígueme porque he de conducirte a un paraje donde te aguarda otro ser que espera tu llegada…”
  Se ha dicho y, no sin razón, que de la obra de Milton se desprende misoginia, machismo o antifeminismo. Es cierto, pero no perdamos de vista, cuales quiera que sean las ideas del autor, la última frase de Dios a Eva al castigarla “tu marido te dominara´”. Y en nuestro texto Eva le dice a Adán:” ¡Oh tú, por quien y para quien he sido formada…!” No obstante, este antifeminismo, hay un momento que apunta algo futuro. Eva decide salir sola a pasear por el Paraíso para probarse, para ver si es capaz de desenvolverse sola. Lo malo es que se deja “camelar” por la serpiente, con lo que volvemos al punto de partida y a la vida cotidiana de la mujer por mucho que los tiempos hayan cambiado.
  En los libros séptimo y octavo es el arcángel Rafael, enviado para avisar a Adán del peligro que corrían, después de comer y beber con la pareja (no se pase por alto el inicio de la narración de la comida “puesta la rústica y silvestre mesa ) a petición de Adán le cuenta infinidad de detalles  de todo cuanto le rodea, incluido como se creó el mundo. En este relato, varias veces se repiten frases semejantes a las que hemos leído en el GÉNESIS. Pero aquí encontramos tal suerte de detalles, y en un estilo tan bello que es un deleite leerlo. Se ha dicho y, creo que no en vano, que el estilo de Milton es pictórico.
  Si antes Eva relata a su compañero cómo recuerda la primera vez que lo vio, es ahora Adán el que recuerda, hablando con el ángel cómo fue su creación, su primer contacto con el mundo y con dios y como le hizo notar a dios que se encontraba muy solo. lo que dio lugar a la aparición de Eva. Queda claro que aquí ya todo se debe a la imaginación de Milton.
  A lo largo del libro noveno se va relatando la caída de Eva, que como se ha dicho, ha decidido salir sola a recorrer el Paraíso.
 Es en el libro décimo donde encontramos el desenlace trágico. También aquí reproduce el autor algunas frases, además de la situación, del Génesis” con dolor parirás a tus hijos; serás cautiva bajo la potestad de tu marido…”
  Una curiosa casualidad que no quiero pasar por alto es el parecido entre Eva y Pandora El mito de Pandora: mujer típica, hermosa y estúpida aparece bastante desarrollado en “Hijos de Homero” pag.145
  En El GÉNESIS tenemos la impresión de que Eva es engañada por inocente, incauta, tal vez ambiciosa. Pero en la obra de Milton hay un detalle que la aproxima, tal vez, a Pandora pues si el maligno consigue engañarla es porque ella decide algo así como hacer una aventurita a ver qué pasa; y eso la aproxima a la idea de estúpida. 
   Pasemos ahora al asunto de Satanás. En el Antiguo Testamento no aparece el demonio como tal. Es un relato totalmente extraño, salido tal vez de interpretaciones dadas a algunos textos. Sabido es que tanto el Antiguo como el Nuevo testamento están construidos a base de metáforas, alegorías y etc. Es, al menos en parte, la razón por la que durante siglos no se permitió a los cristianos su lectura sin la mediación de los Teólogos que interpretaban los Libros Sagrados.
  Parece ser que algunas interpretaciones han identificado al diablo con una figura que aparece en “Isaías 14 y ss.” Que en realidad es el rey de Babilonia.
  En todo caso, sea cual sea el origen de esta historia hay suficiente iconografía e ilustraciones de todos los tiempos en los que pudo inspirarse Milton, al igual que para los ángeles.
  Ocurre algo parecido con la historia del diablo en forma de serpiente, del infierno y del castigo eterno. Todas las referencias que he encontrado niegan la autenticidad de esta historia.
  Pasemos ahora al último elemento que podría coincidir con el relato bíblico: La culpa y el castigo eterno. Ya hemos leído como Eva peca, induce a Adán a hacer lo mismo y Dios los castiga para siempre. A ellos y su descendencia. Bien es cierto que luego aparecerá la figura de Cristo Redentor, que en la obra de Milton hace su presencia mucho antes de lo esperado. Esto debió ser fruto de su imaginación, o tal vez de los miles de interpretaciones y leyendas que en torno a estas ideas fueron desarrollándose.
  También en este sentido hay ciertas concomitancias con hechos y costumbres de la Grecia de los años 800 a 500 A.C. Cuenta Bernardo Soubirón en “HIJOS DE HOMERO” que el hombre común no podía admitir que el malvado, el asesino …escaparan a la justicia no ya de los hombres sino de los dioses. Por esta razón se fue afianzando poco a poco una idea que acabaría siendo decisiva para el desarrollo de la religión en occidente: era necesario prolongar los límites del castigo más allá de la vida humana. O sea, otra vida y crearon un “infierno” con lo que abrieron la puerta a otras religiones como la Cristiana. Apareció después una idea complementaria de gran trascendencia que consistía en que el sufrimiento de los inocentes es inevitable pues el castigo es hereditario. Nació así la idea de “la culpa heredada” (Pág359)
No pretendo con estos comentarios poner en duda la verdad de Las Sagradas Escrituras, solo que ciertas coincidencias  me llaman la atención.
   Antes de adentrarme en otro aspecto interesante y llamativo de la obra: las escenas de lucha entre ángeles y demonios veamos en qué género literario se suele encuadrara “El Paraíso perdido”:
·        Epopeya acerca del tema  bíblico de  la caída de adán y Eva-.
·     Partiendo de la definición aristotélica, García Berrio y Javier Huerta la consideran epopeya renacentista junto a Os luisiadas, La Araucana, La Cristiada, El Paraíso perdido y otras con intención burlesca: Orlando innamorato, La Mosquea, La Gatomaquia,
·       Poema de ascendencia épica, sobre todo virgiliana. Según Esteban Pujals comenta en la introducción a su traducción en verso. Señala bastante deuda con la Eneida.
  Así pues, estamos ante una epopeya. ¿No nos recuerdan estas escenas de lucha fratricida, incluso cruenta a pesar de tratarse de espíritus angélicos, las que hemos podido leer desde las epopeyas homéricas, pasando por la época medieval hasta nuestros días? ¿No nos recuerda, a veces incluso, películas y novelas de Ciencia ficción? El relato de las batallas es estremecedor, a veces, casi esperpéntico y/o grotesco otras. En cuanto al material bélico registrado es anacrónico, sorprendente e inimaginable.
 Veamos ahora algo acerca de las posibles Fuentes.
  La mayoría de los textos de crítica señalan un maremágnum de influencias desde la BIBLIA, pasando por la patrística, los textos hebreos, la mitología y la poesía grecolatinas –Homero, Ovidio, Lucano y, sobre todo, Virgilio–, el teatro europeo seiscentista, la épica italiana –el Orlando furioso de Ariosto o la Jerusalén liberada de Tasso– hasta autores ingleses del quinientos como Ben Johnson o Edmund Spenser
        El diccionario Larousse señala también La semana de Du Bartas; Humno de los ángeles o la rebelión de los espíritus celestes, de Anne d´Urfé. Aunque la principal inspiración podría habérsela proporcionado la representación en Roma del Misterio de la desobediencia de Adán y de Eva.
    Todo esto junto a la desbordante imaginación del autor convierte la obra en absolutamente polisémica, hasta el extremo de hacer que nos sintamos, en más de un momento, algo perdidos.
   Pero hay algo más ¿No podría también haber recibido influencias, como he apuntado más arriba, de la iconografía y la pintura? Si comparamos ciertos pasajes con, por ejemplo: La creación de Eva saliendo de una costilla de Adán en Miniatura iluminada en una Biblia moralizada que se encuentra en Viena. O En otra Biblia moralizada miniatura de Jacob Van Muerlant, en La Haya, veremos un parecido extraordinario. Y ¿Qué decir de: “El carro de heno” de El Bosco Tabla izquierda el paraíso y la expulsión? O ¿El jardín de las delicias” Tabla izquierda, creación de Adán y Eva. (donde curiosamente Dios tiene los rasgos de Cristo)? O quizá mucho más de El Bosco. Pero me pregunto ¿ pudo conocerlo?.
   Sigamos ahora los consejos de Martín de Riquer y miremos el problema de Milton en un sentido estrictamente literario. Apunta El autor que   en Milton podría haber un exceso   de intención pedagógica, pero que esto no tiene por qué ser impedimento para una auténtica poesía, sobre todo si el poeta sabe actuar como tal.
  “EL PARAÍSO PERDIDO” está escrito en verso (lo he leído en una traducción en prosa ¡qué pena!) en el pentámetro yámbico, insigne verso épico inglés. Sin rima ni estructura estrófica. Al traducirlo al castellano se han seguido opiniones diversas. Así Enrique López Castellón se acoge al endecasílabo como el verso castellano que más idóneo le parece para la traslación del pentámetro yámbico original; y creo que otro tanto hace Pujals. Sin embargo, Bel Atreides, lo hace por el verso amétrico trocaico.
  Desde el punto de vista de la estructura externa se divide en doce libros, como “La Eneida”. Se inician, salvo alguna excepción, con una reflexión del autor o una advocación a las musas para recabar ayuda en su tarea. “Canta, musa celeste, la rebelión del hombre…” -Libro primero Si lo leemos en la traducción en verso no podemos por menos que recordar a Góngora. También el principio del libro séptimo.
  Al principio del Libro VI no podemos por menos que recordar a la Aurora de rosados dedos”: Hasta que la mañana, despertada/ por el cielo de las horas, abrió con/ rosada mano las puertas de la luz…”
  Suele el poeta intercalar en el relato disquisiciones, a veces, bastante extensas.
  Cabe, en otro orden de cosas destacar la adjetivación, los larguísimos párrafos y el sentido retórico. Es digno de señalar, como ciertamente inverosímil por otra parte, la fluidez y riqueza verbal de casi todos los personajes. Adán y Eva se expresan con claridad, belleza, poesía…no se puede pedir más a dos seres que acaban de llegar a un mundo donde aún no existen las lenguas.
  Yo diría que, precisamente el lenguaje y el estilo en general es lo que más atrae de la obra, a pesar de lo interesante y llamativo del tema.
    Como no podría ser de otra forma, también esta obra inspiró otras tanto literarias como musicales y pictóricas. Es posible que algo influyera en el germen de EL DIABLO MUNDO de Espronceda. Y   cabe destacar la novela gráfica” EL PARAÍSO PERDIDO DE JOHN MILTON de Pablo Auladell-

BIBLIOGRAFÍA.
    ·       Los géneros literarios: sistema e historia. A. García Berrio y Javier Huerta Calvo. Ed. Cátedra. 5ª edición 2009
    ·       Bernardo Souvirón “Hijos de Homero” pág.145 y s.s.  
·       Historia de la Literatura universal de Martín de Riquer Tomo II
·       Diccionario literario, Vol. VII
·       Sagrada Biblia; Ed.1944
·        Enciclopedia Larous
·        Varias páginas de Internet
·       Prólogo a EL PARAÍSO PERDIDO, traducción de Esteban Pujals.

   Para terminar, aconsejo la lectura del comentario de Chani Espejo en http://pentasilea.blogspot.com.es/

viernes, 29 de septiembre de 2017

Aranjuez, Alcalá y Soria



   Me pregunto por qué yo que soy tan ordenada no tengo coleccionados cronológicamente los viajes de mi amiga Constanza. Cada vez que revuelvo algún papel encuentro uno de hace dos días o diez años. En fin ya que he empezado así, seguiré.
   El que nos toca disfrutar hoy es
VIAJE OCTUBRE 2010. Aranjuez, Alcalá, Soria
    Del sábado 23 al miércoles 27
    Querida amiga: Vuelvo con mis historias de viajes. Vas a terminar un poco harta de mí. Dado que mi marido necesita amortizar el viaje a Euskadi, con algún otro, he decidido organizar viajecitos complementarios.
   Esta vez pensé que estaría bien quedarnos en Madrid unos días y, además de tener algún encuentro agradable y deseado, visitar Aranjuez, Alcalá y Soria. Para ello fue fundamental buscar el hotel adecuado. ¿Cuál? El mejor para nuestros planes era el Hotel Chamartín. Está en la misma estación y resulta comodísimo. Empiezo.
   El sábado 23, salimos de Donostia. ¡Qué pena da venirse! mis nietos se levantaron antes de las siete y media para despedirnos. Hasta que salimos de casa estuvieron pegaditos a nosotros. La niña cogida de mis piernas. ¿Por qué te vas, abuela? No quiero que te vayas. Luego lágrimas. ¡Pobres! Queda el consuelo de que nos veremos en Navidad.
   Llegamos a Madrid hacia las dos. Nos instalamos, comimos y nos fuimos a descansar hasta las seis, hora a la que había quedado con  una encantadora sobrina de Tomás . Pensamos que la reunión duraría dos horitas, como mucho, pues los dos jóvenes (iba con su novio) no tendrían gana de aguantar a un par de setentones durante  más tiempo. Pues bien, nos encontramos, tomamos café y hablamos por los codos en una cafetería de ambiente galdosiano; decidimos seguir juntos y cenar y nos despedimos con pena a la una de madrugada. Fue un encuentro muy bonito, agradable y entrañable. Como ambos son filólogos congeniamos a las mil maravillas; mi marido, como sabes, no es filólogo pero si tiene ocasión de hablar de nuestra hija aventurera y sus viajes, o de meter baza con algo de Biología o Geología, ya feliz y no calla. Lo más gracioso es cuando la sobrina, suya, me pregunta a mí cosas de su familia
ARANJUEZ    
   El domingo nos levantamos temprano, no demasiado, y tras desayunar en la propia estación (allí hay de todo por eso nos ha sido tan cómodo el alojamiento) salimos en un Cercanías para Aranjuez.
  Fuimos primero al Palacio, a los llamados Reales Sitios. Aranjuez fue inscrito como tal en 1561 por deseo de Felipe II, dentro de una Corte itinerante que pasaba el invierno en Madrid, la primavera en Aranjuez, el verano en El Escorial y el otoño en La Granja. ¡No sabían nada estos reyes!

Palacio
    Por cierto, tendremos que visitar en otra ocasión El Escorial, pues ya no recuerdo en absoluto cómo es, aparte de la estructura externa que me sé de memoria. La Granja la visitamos hace poco. En cuanto al Palacio Real de Madrid está por ver. En realidad podrían haber pasado bien en Aranjuez, bien en La Granja cualquier época del año pues sus jardines son una maravilla y en verano debe hacer fresquito con tantas fuentes, el río,..
   Estos palacios seguían una organización refinada basada en la arquitectura, la jardinería y la decoración. Como es natural cada rey o reina que pasaba por allí continuaba la obra, cambiaba la decoración o la organización interna del palacio: habitaciones que pasaban a ser salas de música; dormitorios que cambiaban de ubicación, así como los Despachos, etc. También los jardines sufrían los cambios consecuentes según los nuevos inquilinos.
  En este sentido es muy curiosa la visita a la parte del Palacio considerada museo en donde se puede ver la manera de vivir y los cambios que de acuerdo con cada momento se introducían.
  Los jardines de Aranjuez fueron anteriores a la ciudad. Representan un ejemplo de como la intervención humana supo entender y respetar la naturaleza, dando lugar a un paisaje diverso. Esta especial actuación del hombre hizo que Aranjuez fuese declarado Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.
  Primero se visita el pequeño Jardín del Parterre y desde allí se dirige uno a los grandes y famosos jardines. Estos, cruzados por el Tajo, proporcionan un delicioso paseo en el que encontrar avenidas de árboles, rosaledas, fuentes, y siempre un estar agradable casi idílico.


Detalle de una de las magníficas fuentes

El río y sus habitantes


Bonito rincón con el río cruzado por un bello y decorado puente.

 Ahora en otoño lo más bonito es la variedad de tonos del verde al amarillo o marrón que lo cubre todo. Los suelos alfombrados de hojas amarillentas que crujen como si se quejaran al pisarlas.



 Aquí el aficionado a la fotografía se extasía y quisiera llevárselo todo encerrado en su cámara para no perderlo jamás.

Otra vez el Tajo

  Entre la visita a los Palacios (por cierto, Tomás otra vez llevaba su dichosa navajita) y el paseo por los jardines fuimos a comer. Éste fue el peor momento del día. Nos sentamos en un Restaurante RINCÓN DE GODOY 

De todo hay que dejar constancia

 porque vimos un menú del día de precio razonable. Una vez en la mesa yo vi los platos combinados y pensé que sería más llevadero por las cantidades y parecía que el precio apenas  iba a variar. Al final el precio se subió un poco 45 € los dos. ¡Dios Santo, que error el mío! La protesta de mi ínclito esposo ya duró todo el viaje. Claro, si él alguna vez comiera fuera, sabría que por menos es difícil comer.
   Por la tarde recorrimos los jardines y estando en ello me llamó una queridísima amiga, para concertar cita en Madrid. Quedamos para el lunes a las seis de la tarde. Este paseo por los jardines es lo más bonito. Tanta naturaleza, a pesar de ajardinada, es vida natural, es una delicia. Como es natural hice fotografías hasta la saciedad.

Otro detalle de fuente monumental


Un idílico rincó
   Hacia las cinco nos fuimos encaminando a la estación y a eso de las siete ya estábamos en el Hotel. Hubo una pequeña y, como siempre absurda, discusión acerca de la cena que se resolvió, como siempre, en un café con leche con algo de repostería. Tomás se tomó medio bocadillo y una cerveza porque había comido mucho y muy caro y no tenía apetito.¡!


Bello y amenos paseo

  
  ALCALÁ DE HENARES. Ciudad monumental
  Lunes. Madrugar pues queremos volver temprano, si es posible a comer en  Madrid. Un paseíto desde la estación. Un café.
   Antes de seguir,  veamos algo sobre nombre y ciudad. Los árabes la llamaron al-Kala Nahar que dio, Alcalá de Henares.
Su urbanismo es del siglo XVII.
   Es un sueño callejear  recordando a Cervantes,   mirando casas, palacios y colegios de antaño, ( de Santa Catalina, de S. Pedro y del Rey. En la calle de Los Colegios: Santo Tomás, S. Agustín, de Málaga y S. Basilio Magno) hasta llegar al Colegio Mayor de S. Ildefonso, antigua Universidad. 

Fachada de la Universidad. Detalle

   Como ya es frecuente en nuestros viajes, la Universidad está en pleno proceso de restauración. Falta le hace, a la mi fe.  No obstante encontramos este patio de columnas  sin andamios y puedo hacer una de mis fotografías  favoritas. 
Un ángulo de "el patio de columnas"

Otro detalle 

Ahí capté al páter familias cámara en ristre (metafóricamente hablando) fotografiando hasta el aire.
   Siguiendo por las calles de Santa Úrsula y de Escritores, llegamos a la Iglesia Magistral 



Detalle de una de las puertas.

   Seguimos callejeando hasta llegar al Palacio Arzobispal, que mereció alguna fotografía.
   Aunque la guía recomienda comer en la Hostería del Estudiante, no es aconsejable salvo que quiera uno pagar bastante más de lo que pagaría el estudiante que le dio nombre .


¿Se podrá comer aquí?

  La Calle Mayor nos fascina. La recorremos en las dos direcciones y de punta a cabo, a pesar de su longitud. Los soportales albergan toda clase de tiendas, incluidas las confiterías en cuyos escaparates destacan las almendras garapiñadas.


Calle Mayor

   Por todas partes hay conventos con vida o convertidos en Colegios, y por doquier asoman torres de iglesias con sus campanarios y sus nidos de cigüeñas.-No abandonan ya las cigüeñas nuestra península, desde que  el clima se ha hecho más benigno a lo largo de todo el año para ellas.


Nido de cigüeñas

Una de la múltiples torres que adornad los cielos de la ciudad.

   Extrañamente, no encontramos tanta huella cervantina como esperábamos. Sólo un monolito en el Parque culminado por la figura de Cervantes y decorado por escenas de EL QUIJOTE; una escultura que más que representar sugiere la figura de D. Quijote,

 a la entrada o salida, según se mire, de la ciudad y otra  de los dos famosos personajes cervantinos en amena conversación, dejando, eso sí, un espacio entre ellos para que el visitante se siente a participar de la charla y ,cómo no, a hacerse la típica fotografía.


D. Quijote y Sancho en amena charla
  ¿Estará el caballero  -recitando aquello de “ Dichosa edad….” O proponiendo a su escudero  la busca de Dulcinea para entregarle su carta? O ¿anda recriminándole su manía de ensartar refranes vengan o no a cuento? Aunque normalmente sí venían a cuento
También pudimos disfrutar de hermosos jardines







   Visitada conveniente, aunque someramente, la ciudad, nos marchamos por donde habíamos llegado a tomar nuestro tren de regreso para comer en Madrid y descansar un ratito antes del encuentro con mi amiga y familia. No es esta una ciudad para conocer en una mañana, pero así nos habíamos organizado. Habrá que volver.
  Y digo bien familia porque apareció acompañada por Ana y su nene, y Angelito con su mujer y niña. ¿Cómo no iban a ir ellos a ver a Constanza y Tomás? Perdón por colocarme antes, no es un acto reflejo feminista, sino que los críos me recuerdan más a mí de los tiempos de su infancia en los veranos y otras vacaciones.
  Pasamos una tarde deliciosa y he de decir, en honor a la verdad, que me emocionó, me llegó al alma, el detalle de los chicos.
  Se acabó el lunes. Cena, y descanso que mañana hay que madrugar pues el tren para Soria sale a las ocho y cuarto.

   MARTES. SORIA. 
   Este día hubo que madrugar bastante. Cuando sonó el despertador a las siete menos cuarto, recuerdo que refunfuñé “¿quién me manda a mí meterme en estos berenjenales? Mi compañero de habitación soltó una carcajada. Y es que una cosa es animarse y decir “vamos a ir aquí, allá y acullá “y otra, levantarse de noche por todo el mundo para poner en práctica los planes.
   El caso es que nos levantamos, bajamos a desayunar donde todos los días y ¡al tren! El viaje dura unas tres horas, pero como no tenía gana de ir luego todo el día cargada, no me llevé lectura, opté por dormitar y ver el paisaje.
  Vimos la salida del sol desde el tren. Cuando el sol fue subiendo en el horizonte, a Tomás empezó a molestarle en los ojos. De momento me lo veo tapándoselos con la mano, retorciéndose para ocultar la cara de la luz, en fin, haciendo cosas raras. Entonces le digo: ¿Y si te pones las gafas de sol? Tienes razón, contesta y se las pone. ¡Este chico!
   La estación queda a unos quince minutos del centro y allá que nos vamos dando un paseo. Pronto encontramos la oficina de Información y Turismo. Entramos, nos dan los correspondientes planos y explicaciones y emprendemos el paseo.
  Lo primero que nos encontramos fue el Palacio del conde de Gómara, S. XVI. Podría ser el palacio en que ocurre la leyenda de Bécquer EL MONTE DE LAS ÁNIMAS. Hacemos varias fotografías. 
Palacio del Conde de Gómara

    Seguimos hacia  el río pues nos dirigimos a S. Juan del Duero. Casi nos sale al paso la Catedral de S. Pedro, que está en obras y fotografiamos desde la acera de enfrente.es de estilo románico con una portada plateresca, pero con las obras no se ve bien.
   Continuamos el paseo y llegamos a nuestro primer destino. Es una de las razones que me ha impulsado a hacer esta visita. Volver a ver este magnífico claustro. Donde se combinan el románico, el gótico y el mudéjar 



.
   Pasamos un buen rato disfrutando de la visita, mirando los capiteles uno por uno y fotografiando casi todos, al menos los que aún se conserva en un estado medio aceptable. Es una pena, pero dudo que dentro de diez años se pueda seguir contemplando esta maravilla si no se pone algún remedio.




  Entramos a lo que queda de la iglesia en donde se conservan dos templetes con decoración exquisita. 


Detalle de uno de los templetes  
   De aquí nos dirigimos al río con la muralla, los álamos, ¡Ay, Machado! y todo el camino de S. Saturio. Disfrutamos en el paseo por la orilla del Duero. Han ayudado a la naturaleza y han contribuido a que se forme un parque delicioso. Mi geólogo está encantado. Yo le digo que este paseo era otro de mis motivos para volver a Soria. Es más bonito de lo que lo recordaba. Le recito un poquito del ROMANCE DEL DUERO mientras pasamos junto a la muralla. El muy bobo se queda atónito por lo del poema.


¡Qué bonito paseo!

  Un total disfrute literario y paisajístico. Naturaleza y literatura confundidas en ese hermoso espacio. No llegamos a la ermita porque se nos hacía tarde para comer y debíamos tomar el tren de vuelta a las cinco, pero no me importó porque ya la tengo vista y, a saber, si no se habrá deteriorado también o no se puede entrar a esas horas.

Donde  traza el río su curva de ballesta

  Volvimos a la ciudad y aterrizamos en la Plaza Mayor.



   Damos un paseo buscando un restaurante que nos guste. Yo voy soñando con las migas del pastor, pero me quedo sin ellas. Y, como ya es frecuente en nuestros viajes, más de lo deseable, no acertamos en la elección. Espero ir aprendiendo.
La verdad es que ir a Soria a comerse una merluza a la plancha tiene poco fuste, pero así somos nosotros.
  Después de comer dimos otro paseíto por plaza y calles hasta dar con la iglesia de S. Juan de Rabanera, románica del siglo XIII y la de Santo Domingo, la joya románica de Soria. Destaca la imponente fachada.



Detalle de los magníficos capiteles
   Luego, fotografiamos también la torre de la iglesia del espino y empezamos a caminar hacia la estación.
  Antes hacemos una parada en un hermoso parque en donde el otoño pinta unos magníficos cuadros en verde, rojo y dorado que, como es natural, recojo, en mi cámara.


El otoño es magnífico para la fotografía

solo encontré este recuerdo de Macad

Adiós  Soria, adiós río Duero
   Ha llegado la hora del regreso. Ha sido bonito.
   Podrá pensarse que las tres ciudades merecen más y que faltan referencias a mil lugares pero ´como se ha podido observar, se trató de viajes relámpago y esos no dan para mucho más, máxime si se está pendiente de horarios de tren.

FIN